Salario mínimo será revisado a partir de este jueves en Nicaragua, tras permanecer congelado en el 2019. Mitrab convoca a miembros de la mesa

Salario mínimo será revisado a partir de este jueves en Nicaragua, tras permanecer congelado en el 2019. Mitrab convoca a miembros de la mesa

Mabel Calero, La Prensa Nicaragua

22/01/2020

Para ver el articulo original, haga clic aqui


El Cosep informó que no asistirá por segundo año consecutivo a las negociaciones del salario mínimo, pero advirtió del entorno económico deteriorado para las empresas. Conimipyme, que también expresó su inquietud por las constantes alzas en los costos empresariales, dejó abierta la posibilidad de que haya un ajuste.

A partir de este  jueves se instalará en Nicaragua la mesa negociadora del salario mínimo, convocada por el Ministerio del Trabajo (Mitrab) para analizar si existen las condiciones económicas para aprobar un ajuste a la paga mínima, después de estar un año congelado.

El secretario de la Central Sandinista de Trabajadores (CST-Nacional), Roberto González Gaitán, quien informó sobre la convocatoria, sostuvo que el poder adquisitivo se ha deteriorado, por lo tanto es necesario que este año haya una mejora en este salario, que se estima devengan más de 100 mil trabajadores en Nicaragua

“El día de mañana (jueves) ha sido convocada la comisión nacional del salario mínimo, recordemos que el año pasado no se produjo ningún ajuste por la circunstancia en la que nos encontrábamos, pero en esta ocasión hay varios factores (para ajustarlo). Primero nuestra información, nos indica que la tasa de inflación va andar arriba del 6 por ciento; segundo que hay deterioro del poder adquisitivo del salario de los trabajadores; y tercero, la canasta básica alcanzó los 14 mil córdobas. Si tomamos esa consideración para la apertura de la mesa del salario mínimo el día de mañana eso nos está indicando que es muy probable un ajuste del salario mínimo en el país”, dijo González.

Para la instalación de esta mesa, ya la CST tiene una propuesta: “Estaríamos reconsiderando la propuesta que se mantuvo a lo largo del año pasado, estaríamos replanteándonos la iniciativa del 5 por ciento de ajuste del salario mínimo, que los vamos a reconfirmar en los próximos días”.

Cosep no asistirá a sesiones

Por segundo año consecutivo el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) no va a participar en la mesa negociadora del salario mínimo.

José Adán Aguerri, presidente del Cosep, aunque no dejó clara su posición sobre si debe haber o no ajuste, hizo ver que el sector empresarial ha sido fuertemente afectado por medidas económicas que ha impuesto el régimen y que el ajuste salarial solo vendría a encarecer aún más la estructura de costos.

En el recuento, Aguerri menciona el alza de la tarifa eléctrica, los combustibles, la carga fiscal, el aporte a la Seguridad Social,  los servicios que ofrece al sector empresarial el Estado, entre otros.

“El año pasado no hubo ese ajuste salarial, el problema es que el que hace el ajuste es la empresa formal, la empresa formal en ese sentido hoy tiene todas estas diferentes variables al alza, (...) en ese contexto estamos hablando de la posibilidad también de que  el  salario mínimo  venga a encarecer más la estructura de costos de todas las empresas del país que están en la formalidad, dijo Aguerri.

El año pasado el Mitrab decidió que el salario mínimo se congelaría en el 2019 y que se retomaría la negociación hasta este año. El congelamiento de la paga mínima coincidió con la implementación de dos reformas económicas que dañaron severamente la economía familiar: la de la Ley 822, Ley de Concertación Tributaria; y el ajuste al reglamento de la Ley de Seguridad Social, que aumentó el peso de esta carga a trabajadores y empresarios.

Por su parte el Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Conimipyme dijo que podría haber un ajuste mínimo para incentivar el consumo, pero que todavía no hay nada claro.

“No nos podemos cerrar de entrada, porque se nos puede contraer tanto el consumo que no vamos a poder vender, tampoco significa  que vamos a incrementar salario mínimo que nos destruya empleo, pero algo vamos a tener que discutir, no sé cómo van hacer los sindicatos, esos están más complicados porque pedir a los trabajadores por dos años consecutivos congelar salario mínimo, cuando la inflación y los costos en energía, combustible y otros rubros se están incrementado  va estar difícil, pero mantenerlo congelado creo que no debería ser tampoco”, según Conimipyme.

Lo cierto es que pese a que la mesa de negociación legalmente se instale, y los miembros asistan puntualmente a las reuniones,  generalmente la decisión es tomada desde la Presidencia y con base a la directriz que se indique desde arriba es que los sindicatos sandinistas se alinean a los intereses gubernamentales y al final no a los de los trabajadores, aunque ostenten el papel de defensores laborales.

El Banco Central de Nicaragua informó ayer, tras varios meses de mantenerla oculta, que en el 2019 se cerró con una tasa inflacionaria de 6.13 por ciento, la más alta en los últimos cinco años.

Según la Ley del Salario Mínimo en la negociación se deben tomar en cuenta dos indicadores: el crecimiento económico y el comportamiento de la inflación y evolución de la canasta básica. Hasta ahora el Gobierno no ha oficializado en cuánto cayó el Producto Interno Bruto en el 2019, pero según proyecciones del Fondo monetario Internacional este se habría contraído 5.7 por ciento.

Son nueve sectores los que dependen de los resultados de la negociación, con excepción de los trabajadores de zona franca que ya tienen acordado un ajuste quinquenal y que enero se les aplicó un ajuste de 8.25 por ciento.

Reforma tributaria debe cuidar que no haya más alza en la canasta

En cuanto a la reforma tributaria que el Gobierno anunció que está en su agenda para este año, la CST manifestó que es necesario que se mantenga las exenciones en el sector de industria y agroindustria de alimentos, para que la canasta básica no tenga más variaciones.

“Nosotros creemos que la reforma económica y tributaria que se está discutiendo en la Asamblea Nacional debe apuntar a contribuir a ese proceso de recuperación económica, de apuntar a facilitar y estimular las condiciones de que haya más inversión en nuestro país, por eso nuestra propuesta o sugerencia en la reforma, es que se mantengan las exenciones en cuanto a la industria productora de alimentos básicos y la  agroindustria, para que los productos básicos  alimenticios se mantengan exentos de impuestos, para que se logre una estabilización de precios de la canasta básica”, sostuvo González.

Sobre la propuesta del Cosep de aumentar el techo salarial exento del sujeto al pago del Impuesto sobre la Renta (IR) para aliviar el deterioro que la crisis política, González manifestó que sí han considerado la propuesta.

“La posibilidad que considere en la Asamblea Nacional, mover el techo de los 100 mil que había llegado hace un par de años atrás a 150 mil, esa es la consideración, pero todavía estamos afinando los números, pero andamos en ese rango”, dijo González.

En Nicaragua, según la Ley de Concertación Tributaria (Ley 822), el Impuesto sobre la Renta (IR) se aplica a todo trabajador que devenga un ingreso salarial anual mayor a los 100 mil córdobas, es decir más de 8,333 córdobas mensuales, luego del pago del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social.

Si la propuesta de la CST es que el techo sea los 150 mil, estamos hablando que el impuesto se aplicaría a partir de los que tengan ingresos mensuales de 12,500 córdobas.

 

Español
News Display Image: